rinoplastia

  • Procedimiento

    La Rinoplastia o cirugía de nariz es una intervención quirúrgica destinada a la corrección de deformaciones nasales, mediante la modificación de su forma, lo que conlleva a una mejora del equilibrio y la armonía facial.

    No se trata únicamente de reducir o aumentar el tamaño de la nariz, sino de adaptarlo a las facciones características de cada persona.

  • Recomendaciones Preoperatorio

    Como en todas las intervenciones, el examen médico previo es imprescindible para detectar cualquier posible anomalía que pudiera contraindicar la operación.

    Durante la primera consulta, el especialista le asesorará sobre todas las opciones existentes para solucionar su problema, evaluará cuidadosamente su estado de salud y escuchará sus expectativas. Si está tomando algún tipo de medicación, es muy importante que informe al cirujano antes de la operación.

  • Cirugía

    Existen dos tipos de procedimientos para realizar una rinoplastia:

    Rinoplastia cerrada: Suele ser la técnica más utilizada por los cirujanos y ofrece una gran ventaja: no existe cicatriz visible. Se accede a los cartílagos, tabique o la zona sobre la que se deba hacer algún tipo de acción mediante las fosas nasales, de esta forma la intervención se salda sin incisiones exteriores, y resulta mucho más cómodo a largo plazo para el paciente, el hecho de no verse con ninguna marca de la intervención. El cirujano tiene acceso a la mayoría de zonas problemáticas, de este modo, puede moldear la sección hasta lograr que la nariz tenga la forma deseada.

    Rinoplastia abierta: Es una intervención más laboriosa que la cerrada, y se basa en que el cirujano realiza una incisión en la zona media de la nariz, con el fin de dejar los huesos y cartílagos, más accesibles. Por regla general se recomienda para casos de pacientes más complicados, o segundas operaciones.

  • Anestesia

    Su cirujano plástico decidirá qué tipo de anestesia es más conveniente. Generalmente escogemos poner anestesia general, ya que el procedimiento con anestesia local, puede ser molesto para el paciente y en zonas extensas habría que poner concentraciones de anestésico muy altas, que podrían ser toxicas

El paciente puede ser dado de alta una vez que los efectos residuales de la anestesia hayan pasado, típicamente 3-6 horas después.

Durante los primeros días tras la intervención, el paciente debe mantener un reposo relativo, en posición semisentado, ingiriendo abundantes líquidos (debido a la sequedad oral que produce la respiración oral) y tomando los analgésicos y demás medicamentos prescritos. La alimentación puede ser normal según la tolerancia del paciente. El momento de retirar el taponamiento varía según el modo de hacer de cada cirujano (entre 3 horas y 5 días dependiendo del tipo de intervención). Conviene reajustar la férula a el vendaje nasal a medida que disminuya la inflamación y éste se afloje (típicamente a los 3 días y a la semana). A partir del momento en el que se retire el taponamiento es conveniente la aplicación periódica de suero salino fisiológico para mantener una mejor higiene.

La férula y el vendaje nasal se dejarán por espacio de 1 a 3 semanas, posterior a lo cual la piel de la nariz deberá protegerse con fotoprotectores y someterse a masajes si se detectan recidivas de una desviación del dorso nasal.

El dolor se maneja con analgésicos comunes como ibuprofeno, paracetamol o diclofenac. En general, no es un postoperatorio doloroso. La principal molestia radica en tener la nariz obstruida los primeros días.

  • ¿A qué edad es posible operarse?

    Cuando se ha terminado el proceso de osificación de los huesos de la cara, normalmente entre los 15 y los 17 años.Es importante e tener en cuenta que si se es menor de edad se debe contar con la autorización de los padres.

  • ¿Es doloroso?

    No lo es. En general no se precisan analgésicos.

  • ¿Qué riesgos tiene la operación?

    Durante una rinoplastia pueden surgir complicaciones dado que el acceso a la región nasal es limitado, debido a esto la rinoplastia es una de las cirugías faciales más exigentes. Entre algunas complicaciones tenemos. La posibilidad de complicaciones en este tipo de intervención es muy poco frecuente.

    Puede producirse una infección o sangrado mayor del habitual, una reacción anómala a la anestesia,(complicaciones muy raras, pero que pueden aparecer en cualquier intervención quirúrgica). Aunque no se debe enumerar como complicación. Esta situación es impredecible en prácticamente todos los casos.

  • ¿Cuándo se ve el resultado definitivo?

    Al retirar el yeso a los siete días, la nariz tendrá una forma correcta y lo suficientemente buena para hacer una vida totalmente normal. Pero el resultado definitivo en lo que a detalles se refiere precisará de un tiempo mayor, por lo general unos seis meses esto debido a que el proceso desinflamatorio nasal es progresivo.

  • ¿Será posible llevar gafas?

    Aunque no sea visible, el edema provocado por la operación persiste largo tiempo. Esto se nota usando gafas porque dejan una marca profunda en el punto de apoyo sobre la nariz. No existe una contraindicación, pero sí una recomendación de no llevarlas de forma continuada durante los dos primeros meses tras ser intervenido. Pueden usarse si se va reposando de vez en cuando dejando el tiempo necesario para que la marca se recupere.

Abrir chat